Inicio Información Dieta y Nutrición Tu carlino no debería comer uvas

Tu carlino no debería comer uvas

Valora este artículo
(0 votos)

Hay quien considera que la toxicidad de las uvas y las pasas es una leyenda urbana, pero como ya hemos comentado más de una vez, se han dado demasiados casos y se han publicado artículos científicos sobre el tema y es algo que nunca hemos pasado por alto y por ello hemos incluido este artículo.

Muchos diréis que existen casos de perros que comen uvas, muchas veces directamente de los viñedos, casos en los que sus propietarios les dan uvas o pasas como premio durante su adiestramiento o incluso como alternativa a los snacks comerciales, etc...  por suerte, estos perros muchas veces no han tenido problemas, incluso aunque hayan comido cantidades moderadas. Sin embargo otras veces, muchos otros han fallecido comiendo cantidades mucho menores; por ejemplo, un sheltie murió después de haberle “robado” a su dueña 8 pasas que había dejado en un platito en la mesa del café, ¿a cuantos de vosotros vuestro carlino no os ha rogado lo que coméis y le habéis dado?, pues ahora ya sabéis que uvas y pasas no les debéis dar.

El tipo o variedad de uva o pasa y la raza de los perros son factores que no parecen tener importancia, y la cantidad que deben consumir para que resulte tóxica es muy variable, se han visto casos que cantidades como unas pocas pasas a medio Kg o mas de uvas, (esto es porque las pasas están mucho más concentradas que las uvas), muchas veces basta con una cantidad muy pequeña, aunque lógicamente cuanto mayor sea la cantidad consumida, mas probable será que resulte tóxica...

La causa concreta de esta toxicidad aún se desconoce, pero se barajan distintas posibilidades, desde que sea debida a un componente de las propias uvas, a la presencia en las mismas de micotoxinas o metales pesados, o incluso que los viñedos o las propias uvas (para su conservación) hubiesen sido tratados con productos tales como herbicidas, pesticidas o fungicidas. En resumen podría tratarse de alguna toxina o de un veneno.

Y aunque la causa no está clara, se han dado muchos casos de de fallo renal agudo (los riñones dejan de funcionar de repente) en perros con un denominador común: el consumo de uvas o pasas justo antes del fallo renal.

En cuanto a los síntomas que presentan los perros intoxicados, consisten en vómitos e hiperactividad en las primeras 24 horas tras la ingestión, a veces los perros también presentan diarrea, y en estos casos tanto los vómitos como las heces contienen restos de uvas o pasas parcialmente digeridas. Después de esas primeras 24 horas, los perros comienzan a presentar anorexia, letargo y depresión; pueden presentar también abdomen doloroso y llega un momento en que dejan de beber y de orinar; al final los riñones fallanla mayoría de los perros mueren.

Inicialmente el veterinario podría sospechar de envenenamiento por raticida (eso ha ocurrido en algunos casos) porque los primeros síntomas son bastante similares; así que si se sabe o se sospecha que el perro ha comido uvas o pasas hay que advertirlo para comenzar cuanto antes con el tratamiento adecuado.

En cuanto al tratamiento, si la ingestión ha sido hace menos de dos horas se puede inducir el vómito y administrar carbón activado para que absorba cualquier resto del veneno o toxina; si ya ha pasado más tiempo, se requiere una terapia agresiva defluidos intravenosos (o incluso diálisis) para tratar de limpiar los riñones, y según el paciente también puede estar indicada una medicación renal adicional. Este tratamiento debe ser lo más temprano posible, debe ser muy agresivo, y seguirlo durante largo tiempo, para que el perro pueda tener posibilidad de sobrevivir.

Si se conoce o se sospecha que tu carlino ha consumido cualquier cantidad de uvas o pasas acude al veterinario inmediatamente, en estos casos la rapidez puede ser vital.

Leer 2343 veces

Anuncios

Tu anuncio