Aquí os ponemos un circuito de ejemplo. Estos diagramas se usan mucho en las competiciones y sirven al juez para colocar los distintos obstáculos y a los participantes para hacerse a la idea de la pista antes de competir.

 

 

Circuito agility carlino

Cada obstáculo está marcado con un número, que indica el orden en el que se ha de realizar. En este orden, los obstáculos son:

 

Valla

Valla

Valla

Tunel Articulado

Valla (coincide con la 2 pero en el sentido opuesto)

Valla

Slalom

Salto de Longitud

Valla (coincide con la 6 pero en sentido opuesto)

Pasarela

Agrupación de 3 Vallas

Muro

Empalizada

Tunel Articulado

Valla

Balancín

Tunel Articulado

Valla

Valla

Valla

El cicuito consta de una serie de difcultades más allá de los obstáculos. Las dificultades típicas son la reutilización de obstáculos en el mismo circuito, entradas y salidas de obstáculos cerca unos de otros y por último las pruebas de conducción.

Hay varios ejemplos en el circuito así que voy a mencionarlos por orden:

Lo primero que se encuentra el equipo en este circuito es una prueba de conducción. Al salir de la valla 2, la continuidad lógica sería pasar al túnel 4, pero en vez de eso, hay que conducir al perro a la valla 3, que le quedará a su espalda, para después volver hacia atrás pasando entre las vallas 2 y 3. Además, el perro tendrá a la misma distancia tanto la salida como la entrada del tunel 4.

Después, aparece una falsa entrada. Al saltar la valla 5, la continuidad lógica es la que sería la valla 19. En vez de ello, el perro se tiene que dirigir a otra parte del circuito a su derecha.

Esto mismo pasa cuando el perro vuelva a pasar por la valla 9 (reutilizando la 6). Le quedará en frente la valla 5 y el entrenador deberá de girarlo para dirigirse a la pasarela.

A la salida de la pasarela, el perro se enfrentará a una doble decisión, y además en este caso, la orden es la misma, “salta”. A su izquierda un muro y a la derecha una valla. Por lo menos, en este caso, la 11-C queda fuera de la vista y no se añade al problema.

Dos falsas entradas siguen, que son por un lado la entrada a la empalizada después del muro y la entrada al tunel después de la empalizada. En ambos casos, el perro se enfrentará a que el obstáculo que le queda justo enfrente es un tunel, pero no es el que debe realizar.

A la salida del tunel 14, hay una doble elección (que está cerca de ser un problema de falsa entrada), entre la valla 15 y el muro 12.

Una doble elección después del balacín, entre una valla y un túnel.

Falsa entrada a la salida de este túnel, ya que al perro le quedará enfrente la empalizada y el entrenador deberá de conducirlo hacia atrás para dirigirse a la vaya 18.

Una última falsa entrada al saltar la valla 19, pudiendo el perro dirigirse hacia la valla 2, teniendo en realidad que girar a su derecha hacia la 20.

No todas estas dificultades son realmente complicadas. Por ejemplo, la primera parte tiene mucha conducción, y siempre es dificil con perros poco entrenados o experimentados, pero al estar a la salida, el entrenador está cerca del perro y no debería de representar un obstáculo insalvable.

Más complicada me parece la salida de la pasarela, puesto que los perros son mucho más rápidos que los entrenadores, y si el perro no se para bien en la zona de contacto de la pasarela, quizás no te tiempo a llegar e indicar cual es el salto correcto a realizar.

La salida del muro también es complicada porque el perro tiene que decidir entre un túnel (que les suele gustar mucho) y la empalizada (que no les suele gustar tanto). Por suerte las ordenes para ambas cosas son bastante distintas (por ejemplo, túnel y arriba).

Otra dificultad que no he contado y que es importante es que hay que correr mucho al lado de un perro, y el perro corre mucho más que tú. 

 

Fuente: domiren.com