La finalidad de este artículo no es otra que el enseñar a tu pequeño carlino a realizar correctamente el obstáculo salto en el agility.

 

Partiremos de la base que nuestro carlino ya sabe las órdenes básicas de obediencia y tenemos cierto grado de complicidad con nuestro perro.

Os aconsejamos que paséis por nuestra sección Etología y Educación si vuestro carlino aún no es muy obediente y que formuléis cualquier duda que tengáis en nuestro apartado de Educación y Etología de nuestro foro.

El salto en el agility es el aparato más sencillo de enseñar a nuestro carlino. De hecho, ya saben saltar, nos lo demuestran contínuamente cuando juegan o cuando nos reciben en casa. La dificultad reside en que queremos que lo hagan cuando nosotros queremos y entre los postes que sujetan el salto en sí.

Empezaremos por explicar como abordar los saltos simples, que es el más sencillo de realizar y una vez logramos que nuestro carlino lo haga correctamente podremos pasar a los dobles o los ciegos.

La altura máxima que saltarán nuestros pequeños carlinos son 35cm y lo mínimo 25cm. Teniendo en cuenta que el carlino hace unos 30cm de media a la cruz, la altura a saltar suele ser considerable puesto que no tienen las patas demasiado largas.

Lo primero que deberemos de hacer es preparar el salto, poner los dos postes, el palo travesero en el suelo y con nuestro carlino atado, pasearemos entre los postes. 

Este ejercicio nos servirá para habituar a nuestro carlino al paso entre los postes y enseñarle la manera correcta de pasar el obstáculo. Repetiremos este ejercicio las veces que creamos convenientes y hasta que veamos que nuestro pequeño carlino pasa entre los postes con confianza. Recuerda animar y premiar a tu carlino cada vez que lo efectúe correctamente y sin timidez o miedo.

Una vez nuestro carlino pase entre los postes con cierta soltura, pondremos el travesero para que salte. Personalmente, en los inicios, pongo el palo solo de un lado, de manera que el lado contrario queda en el suelo. ¿Por qué? La respuesta es bien sencilla, muchos perros tienden a pasar por debajo cuando ven el palo y de esta manera lo evitaremos. 

Las primeras veces pasaremos por el lado que toca el suelo y luego iremos más al centro. Cada vez que el carlino lo efectúe correctamente, no olvides felicitarlo y darle algún pequeño premio.

Es conveniente hacerlo con el perro atado las primeras veces y más adelante lo soltaremos e iremos trabajando la distancia entre el guía y el perro.

Si nuestro carlino ya afronta este obstáculo con cierta soltura, probaremos a poner el travesero a la altura de 25cm (o 35cm, según sea el obstáculo usado) y a ver si salta por sí solo. 

Si vemos que nuestro carlino falla, volveremos a poner el palo solo de un lado (el otro extremo en el suelo) y procederemos nuevamente.