Si alguna vez se ha mudado sabe lo estresante que puede llegar a ser y hacerlo puede ser aún más estresante para nuestros animales domésticos.
Ellos no tienen ni la menor idea de los motivos de tanto movimiento y menos aún del nuevo lugar a donde van a ir a vivir.
Aquí les dejamos algunas sugerencias para ayudar a su carlino a adaptarse mejor.

Preparativos

Tómese su tiempo y no lo deje todo para el último momento. Evite el pánico de los últimos días y trate de estar lo más relajado posible, su carlino se lo agradecerá.

Haga todos los preparativos del viaje. Si su mudanza implica coger el avión póngase en contacto con su compañía aérea y pregunte sobre los reglamentos que tienen acerca de viajar con mascotas. Es preferible un vuelo sin escalas y trate de volar con su perro en cabina, siempre que sea posible, como equipaje de mano.

Visite a su veterinario un par de semanas antes de mudarse para solicitar copia de los registros veterinarios, certificados de vacunación y de salud. En algunos países es necesario todo esto, incluso un pasaporte para perros, de lo contrario, podrían poner a su carlino en cuarentena!! Asegúrese que su carlino esté al día en vacunas y tal vez su veterinario habitual pueda recomendarle un veterinario en su nueva ciudad.

Conozca las leyes locales de donde vaya para evitar futuras sorpresas.

Mantenga las rutinas de su carlino como la alimentación, paseos, juegos... lo más normal posible en la semana de la mudanza. Su carlino puede mostrar cambios de comportamiento e incluso algunos enferman con el cambio debido al estres que les puede llegar a producir. Trátelo con la misma intensidad que si no se hubieran mudado.

Asígnele un rincón/habitación para su mascota, póngale allí su comedero y bebedero, su cama y sus juguetes....y el transportín en el que va a viajar para que se vaya familiarizando. Si una empresa de mudanzas le va a empaquetar las cosas, sería bueno que su carlino estuviera dentro de su transportín para que no pueda salirse de la casa o tenerlo controlado en todo momento para que no salga de casa. No sería mala idea que durante la recogida de cosas el carlino estuviera en casa de algún conocido.

Asegúrese de etiquetar correas, collar, transportín con la nueva dirección y un número de contacto y asegúrese que su carlino las lleva durante el viaje. Si su carlino está "chipado" recuerde que debe actualizar los datos de dirección y contacto en la base de datos del chip (su veterinario sabrá como hacerlo).

Consejos para el camino

Si viaja en coche, el transportín es la forma más segura de llevar a su carlino. Haga paradas con frecuencia para que pueda estirar las patas. Mantenga una temperatura confortable y jamás deje a su carlino solo en el coche porque el coche alcanza rápidamente altas temperaturas que podrían ser mortales para su carlino. Recuerde llevar agua de casa o agua embotellada para su carlino.

Lista de verificación:

  •  Cartilla veterinaria y fotos recientes del carlino
  •  Medicamentos
  •  La comida habitual de su carlino y agua de casa o embotellada.
  • Cuencos para el agua ya la comida.
  • Algún juguete, huesos de masticar...
  • Correa
  • Camas (almohadas, toallas, fundas o cajas)
  • Bolsas de plástico.
  •  Provisiones para el primer día en el nuevo domicilio.


Mudanza

Elegirle a nuestro carlino una habitación donde poder estar tranquilamente mientras ponemos los muebles y sacamos todas nuestras pertenencias. A ser posible, prepare las cosas del perro antes de sacarlo de su transportín.

No deje fuera a su carlino sin atar hasta que se adapte al nuevo entorno. Este proceso puede tardar algunos días dependiendo de la edad del perro y de la capacidad de adaptación del mismo.

Los primeros días continúe dándole agua de su anterior hogar.

Si su carlino se porta mal seguramente es debido al estrés relacionado con el cambio. Recuerde que para él es todo nuevo.

Limpie inmediatamente "los accidentes" para eliminar olores y que no lo vuelva a repetir en el mismo lugar.

Lleve a su perro a pasear por el vecindario, para que se acostumbre a los nuevos olores, imágenes y sonidos.

Créele rutinas de paseos y comidas, a los carlinos les encanta la comodidad y seguridad de las rutinas.