El muro en Agility es un tipo más de salto. El salto en sí es parecido a la valla, tanto en dimensiones como en reglas. La diferencia es que en vez de una barra horizontal que el perro ha de saltar, se colocan unos bloques y en la parte alta de tres a cinco piezas parecidas a las tejas. El bloque inferior puede tener unos agujeros del tamaño necesario para que pase un perro pequeño, y entonces el muro se pasaría a llamar viaducto.

 

El salto en sí tiene 120 cm de ancho, los bloques miden 20 cm de profundo y su altura depende de la categoría del perro que vaya a competir. Dos columnas se colocan a cada lado del salto con otros 120 cm de alto y una anchura de 10 a 20 cm. Las alturas:

 

Mini: de 25 a 35 cm

Midi: de 35 a 45 cm

Standard: 55 a 65 cm

 

Muro agility carlino

 

 

Con respecto a las vallas, para el carlino la diferencia consiste en que no ve lo que hay al otro lado. Las tejas tienen la característica de que se caen en cuanto se rozan, y eso, como es lógico conlleva penalizaciones.

Este salto, además, no puede combinarse con otros para formar agrupaciones.

Las penalizaciones para este obstáculo: 

  • Falta: Derribar cualquier elemento del muro
  • Rehuse: Pasar por debajo de las aberturas del muro si las hubiera.
  • Eliminación: Las generales de realizar el salto en sentido contrario o cuando no sea el obstáculo a realizar.

No es un obstáculo complicado, como pasa con todos los saltos. Si acaso al principio, algún carlino puede presentar algo de rechazo por el hecho de no ver que hay al otro lado. Tampoco he visto demasiados muros con agujeros o viaductos, y no creo que muchos perros prefirieran pasar por ellos a saltar, así que esto tampoco resulta una complicación.

Fuente: domiren.com

 

Por otro lado, las tejas si que tienden a caerse con facilidad, asi que si tienes un perro que salta “al ras”, entrenalo para que salte más alto, o te llevarás varias penalizaciones.

 

Lia no tiene ningún problema con este obstáculo, aunque no lo entrenamos mucho porque es muy engorroso montarlo.